¿Como saber sí eres un auténtico cristiano?


 ¿ESTÁS SEGURO DE QUE NO ERES UN FALSO CRISTIANO?


Por Tomás Giovanny Valencia


"Examinaos a vosotros mismos si estáis en la fe; probaos a vosotros mismos. ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados? (2 corintios 13,5)


No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el 

que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. (Mateo 7,21)


El apóstol Pablo inspirado por el Espíritu Santo escribió esta carta exhortándonos a examinarnos. Pablo se estaba dirigiendo a una iglesia, una comunidad de creyentes, no se dirigía a una secta, no se dirigía a no cristianos, se dirigía a una iglesia en la que él estaba al cuidado, a una que él estaba alimentando espiritualmente. Estas palabras tenían una aplicación para ese contexto y sigue teniendo aplicación ahora. ¿No se supone que los que están en la iglesia son creyentes? 


Pues la biblia dice que el corazón es engañoso, que no todo el que diga Señor Señor entrará al reino de los cielos, que hay trigo y cizaña, ovejas y cabras, además de lobos rapaces.


La palabra de Dios advierte claramente de los falsos hermanos, falsos maestros, falsos profetas, etc. Hay quienes están conscientes de estar como cizaña pero lamentablemente existen quienes piensan estar aprobados delante de Dios sin serlo, y debido a esto Pablo los manda a examinarse, y las palabras de Pablo tienen eco también en este tiempo.


Ahora vamos a ver algunos puntos por los cuales una persona puede pensar que va camino a la salvación pero no necesariamente es así.


Puntos que muchas veces se mencionan como si fueran una garantía de ser verdaderos creyentes pero la realidad es que no lo son:


1 - Haber sido bautizado y hecho profesión de fe no significa que seas salvo.


El caso de Simón el mago (Hechos 8:12-20).


En estos versículos Simón el mago llega creer el mensaje, pero al llegar a ver como los que creen en Jesucristo reciben el Espíritu Santo por la imposición de manos de los apóstoles les ofrece dinero, una actitud muy carnal por lo cual Pedro lo reprendió duramente. 


2 - Sentirte seguro de ser salvo no significa que lo seas. 


"Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad." (Mateo 7:22-23)


Los personajes mencionados en este texto estaban seguros de su salvación, tanto que mencionan por así decirlo su curriculum de milagros y exorcismos al mismo Jesucristo pero la respuesta es un categórico "nunca os conocí"


3 - Conocer las escrituras no significa que seas salvo.


Los fariseos conocían las escrituras, de hecho el diablo conoce las escrituras y las mencionaba cuando tentó al mismo Jesucristo en Mateo 4:1-11.


Hay personajes como Bart Ehrman y Antonio Pinero, que conocen las escrituras mucho más que algunos ministros religiosos, pero renegaron de Dios después de haber sido creyentes.


4 - Tener una moralidad y religiosidad externas no significa que seas salvo.


Ejemplo:


El fariseo de Lucas 18:10-14.

El fariseo oraba a Dios, agradecía y mencionó que no era como otros hombres rapaces, ni cayó en adulterio, decía no ser injusto, ayunaba 2 veces por semana y decía dar el diezmo de todo lo que tenía. Parecía externamente una persona aprobada por Dios pero se enaltecía comparándose con otros, en cierta manera los humillaba. ¿Tenía buenas obras? Sí, pero estaba lleno de orgullo y egocentrismo, de tal manera que el publicano que se golpeaba el pecho, que ni siquiera se acercaba y ni siquiera alzaba la mirada se fue justificado, mientras que el fariseo no.


5 - Sentir convicción de haber pecado no significa que seas salvo.


Ejemplo:


Judas en Mateo 27:27.

Cuando vio Judas que Jesus fue condenado sintió remordimiento e incluso reconoció que había entregado a un inocente llegando hasta a devolver las monedas de plata, pero no busco una reconciliación, no se puso a cuentas con Dios, como si lo hizo Pedro después de negar al Señor. Sabemos cómo terminó Judas suicidándose.


6 - Sentir agrado por escuchar la palabra de Dios no significa que seas salvo.


Ejemplo:


Herodes en Marcos 6,20.

Herodes quedaba perplejo al escuchar las palabras de Juan el bautista y le escuchaba con gusto, pero el texto muestra que estaba casado con la esposa de su hermano por lo cual Juan lo reprendía. Pero en ninguna parte se menciona que Herodes haya desistido de continuar en su adulterio y hasta mandó decapitar a Juan.


7 - Haber recibido buena doctrina y haber estado involucrado activamente en la obra de Dios no significa que seas salvo. 


Ejemplos:


Demas en 2 Timoteo 4:10.

Estaba en el servicio con San Pablo y aunque ya había sido evangelizado y estuvo acompañando a San Pablo lo abandonó por amor al mundo.


El caso de Judas.

Judas había sido enseñado y discipulado directamente de Jesucristo, además de haber recibido el sacramento del orden como apóstol, pero terminó apostatando y suicidándose.


8 - Haber manifestado dones milagrosos no significa que seas salvo.


Ejemplos:


Balaam en Números 22.

Fue usado por Dios para profetizar en favor de Israel y hasta de bendecirlos, pero capítulos más adelante es quien da la idea de como hacer caer a israel en idolatría y fornicación.


Judas en Mateo 10.

Judas en está entre los enviados y capacitados por nuestro Señor Jesucristo para realizar todo tipo de obra milagrosa, pero eso no era muestra de su condición delante de Dios.


Iglesia de corinto (1Corintios 12).


Era una iglesia llena de dones, sin embargo era la iglesia más carnal de todas las que se describen en las cartas de Pablo, tenían todo tipo de dones pero tantas prácticas carnales como fornicación, envidias, mal uso de los dones, falta de discernimiento de dones, divisiones, falta de disciplina, etc.


9 - Tener celo evangelizador no significa que seas salvo.


Ejemplo:


Escribas y fariseos (Mateo 23:15).

Se afirma que eran capaces de recorrer mar y tierra por hacer un prosélito en un tiempo que los viajes a ciertos territorios tomaban mucho más tiempo que ahora y era mucho más pesado de hacerlos, pero se dice que a aquel prosélito convertido lo hacían 2 veces más merecedor del infierno, un celo evangelístico que en vez de llevar salvación llevaba perdición.

Las sectas pueden tener cierto celo evangelístico y quizás más que muchos cristianos, pero una doctrina contraria a la voluntad de Dios.


Predicadores envidiosos (Filipenses 1:15).


Pablo dirige una carta a los filipenses desde la cárcel en la cual relata que aunque está preso, el evangelio sigue siendo predicado y aún más, aunque muchos no lo hacen con la actitud adecuada visto que hay quienes predican por envidia y rivalidad


Comentario: Ciertamente un creyente verdadero puede presentar estas señales pero cada un de estas por sí solas no garantizan que seas un verdadero cristiano por las razones ya mencionadas pues el creyente verdadero presenta una serie de características, de actitudes, de motivos por los que realiza estas cosas y objetivos por las cuales las realiza. 


Características que no deben faltar al verdadero creyente.


1. No solo sentir convicción de pecado sino una conversión.


Si has pecado y no sientes y no sientes dolor por haberlo hecho es posible que no seas un verdadero creyente, quizás puede que lo seas pero vas camino a la perdición. Una persona que continuamente peca sin remordimiento, sin buscar reconciliarse con Dios puede que no sea cristiano. El corazón se endurecerá más mientras más demore en confesarse. Recuerden de algún modo todos pecamos pero no todos de la misma manera, frecuencia, gravedad o intención, unos se deleitan en él y buscan justificarse, otros sienten dolor de haberlo hecho.


1 Juan 1, 6-10 dice: “Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad … Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos y la verdad no está en nosotros. Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a ser un mentiroso y su palabra no está en nosotros”.


Pero el espíritu Santo en nosotros nos trae convicción y trae confesión para apartarnos del pecado. Unos pecan de manera deliberada y otros no. Una oveja si cae en el fango sentirá algo de repulsión, se levantara y saldrá de el, pero el cerdo entrará de manera muy intencional al fango y hasta se revolverá disfrutando. Un santo decía que un cristiano no es el que no peca sino el que peca cada vez menos y cada vez se levantara más rápido. 


2. Reparar las consecuencias del pecado hasta donde se pueda.


Ejemplo:


Zaqueo (Lucas 19:8)

Estos son versículos muy significativos en los cuales se describe la conversión de Zaqueo, el cual afirma:


“...si en algo he defraudado a alguien, le devolveré el cuádruplo”


Zaqueo no solo reconoce que ha fallado sino que quiere reparar las consecuencias que ha dejado su mal proceder. Muchos de nosotros habremos quizás hecho algún mal de diferente tipo que trajo aún consecuencias a los afectados; algún chisme, alguna calumnia a alguien, haber hablado mal de alguien delante de otros y aun peor que aquellos que lo escucharon lo creyeron arruinando así la reputación de aquel prójimo, esas son cosas de reparar. 


Me ha dado mucha pena muchas veces como muchos hermanos por internet se han referido a otros hermanos como de heterodoxos, herejes y hasta de apóstatas incluso a espaldas de estos; pues estas son cosas que hay que reparar, son heridas en el cuerpo de Cristo y ponen en peligro su salvación aquellos que proceden así.


3. Amar al prójimo.


El apóstol Juan afirma que amar es la evidencia de ser un creyente y haber nacido de nuevo, de haber pasado de la luz a las tinieblas.


1a de Juan 2, 9-11 dice: 


“El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano está aún en la oscuridad. Cualquier persona que ama a su hermano permanece en la luz, y no hay nada en ellos que los haga tropezar. Pero el que aborrece a su hermano está en la oscuridad y se pasea en la oscuridad. Ellos no saben dónde van, porque la oscuridad los ha cegado”.


Nadie puede odiar a su hermano en Cristo y considerarse un verdadero cristiano.


He visto muchas veces como se ofenden personas de diferentes credos uno al otro usando diferentes descalificativos. He visto cómo se ofenden católicos con protestantes y realmente da una gran decepción. Protestantes llamando a católicos idólatras entre otras cosas y católicos llamando a protestantes abortos de Lutero dando así un pésimo testimonio, no procediendo como dice la escritura y no demostrando amor como claramente lo enseña la biblia y la madre iglesia, cuando Mateo 5, 44-48 habla hasta de amar a los enemigos para poder ser hijos verdaderos del padre celestial y poder llegar a ser perfectos. 


Algunas preguntas para reflexionar:


Cuando lees las escrituras ¿lo haces por conocer la voluntad de Dios o solamente por conocimiento? Cuando predicas o debates, ¿lo haces para gloria de Dios por dar a conocer a Jesus, defender tu fe o por protagonismo, por ego, por vencer al oponente y humillarlo? Cuando haces buenas obras ¿Das gloria a Dios o te haces ver tú como protagonista, te das publicidad, buscas admiración o estatus delante de los hombres? Cuando te convences de pecado ¿ves los frutos o sigues siendo el mismo? ¿Actúas igual de bien cuando no eres observado como cuando te observan? ¿Amas a la gente independientemente de si es buena o mala persona?


Dios los bendiga 🙏🏻

__________________________________________


De nuestra página de facebook Solum Verbum Dei. Los invitamos a darle LIKE a este proyecto.

https://www.facebook.com/solumverbumdei/

Comentarios