La Nueva Jerusalén ¿Un gobierno sobre la tierra? Refutando a los testigos de Jehová sobre (Apo. 21,1-4)


 LA JERUSALÉN CELESTIAL

¿Un Gobierno que ejercerá sobre la tierra?


(Apocalípsis 21,1-4)

Y LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ


Israel Octavio Hernández


"Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra; porque el cielo anterior y la tierra anterior habían pasado, y el mar ya no existe. Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios y preparada como una novia adornada para su esposo. Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado” (Rev 21,1-4 Traducción del Nuevo Mundo)


Antes de comenzar a ver el significado de (Apo 21,1-4) hay que ver lo que realmente dice la Biblia del cielo, aunque hay mucha leña de donde cortar, trataré de no extenderme.


"El lenguaje simbólico de la Biblia"


El ser humano, en todos los idiomas, ha llegado a utilizar un lenguaje simbólico para expresar con mayor profundidad algún mensaje. Ejemplos:

"El niño estaba hecho un mar de lágrimas"

Nadie se atrevería a creer que en verdad existía un mar formado por lágrimas; se utiliza la imagen del mar para decir que el niño lloró muchísimo.


Con lenguaje simbólico decimos que el cielo, la gloriosa morada de Dios, está en lo alto. Pero en realidad, el cielo no es ningún lugar físico, que se pueda situar arriba o abajo.


Veamos:


El cielo no es un lugar, es un estado de vida eterna:


"Y así gemimos en este estado, deseando ardientemente ser revestidos de nuestra habitación celeste, si es que nos encontramos vestidos, y no desnudos." (2 Corintios 5,2-3)


Ese nuevo estado de vida, el hombre no lo alcanzará por sus fuerzas, sino que es un regalo del amor de Dios:


"Porque sabemos que si esta tienda, que es nuestra morada terrestre, se desmorona, tenemos un edificio que es de Dios: una morada eterna, no hecha por mano humana, que está en los cielos." (2Cor 5,1)


El cielo es el estado glorioso de vida eterna que recibiremos: 


"Pero nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde esperamos como Salvador al Señor Jesucristo, el cual transfigurará este miserable cuerpo nuestro en un cuerpo glorioso como el suyo, en virtud del poder que tiene de someter a sí todas las cosas." (Filipenses 3,20-21)


El cielo es el estado de vida eterna, de inefable gozo y plena felicidad:


"Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo." (Rom 14,17)


¿Cómo es el cielo?


Este misterio de comunión Bienaventurada con Dios y con todos los que están en Cristo sobrepasa toda comprensión y toda representación. La Escritura nos habla de ella en imágenes:


"Vida, luz, paz, banquete de bodas, vino del reino, casa del Padre, Jerusalén celeste, paraíso etc.etc."


"Lo que ni ojo vio, ni el oído oyó, ni el corazón del hombre llegó, lo que Dios preparó para los que lo aman" (1Cor 2,9)


LA JERUSALÉN CELESTIAL ES IMAGEN DEL CIELO


La Biblia dice que no sólo serán transformados los hombres, sino toda la creación.


Los "cielos y la tierra" actuales no son eternos:


En la Biblia, las palabras "Cielos y tierra" FORMAN UNA SOLA EXPRESIÓN, con la cual se hace referencia a toda la creación; es decir, a la humanidad y el universo entero (Gen 1,1).


Existen textos que nos indican claramente que "los cielos y la tierra" actuales no son eternos: (Sal 102,26-28; Isa 51,6-8; Heb 1,10-12)


Los "Cielos y tierra" actuales están destinados a desaparecer:


"El Día del Señor llegará como un ladrón; en aquel día, los cielos, con ruido ensordecedor, se desharán; los elementos, abrasados, se disolverán, y la tierra y cuanto ella encierra se consumirá. Puesto que todas estas cosas han de disolverse así, ¿cómo conviene que seáis en vuestra santa conducta y en la piedad, esperando y acelerando la venida del Día de Dios, en el que los cielos, en llamas, se disolverán, y los elementos, abrasados, se fundirán? Pero esperamos, según nos lo tiene prometido, nuevos cielos y nueva tierra, en lo que habite la justicia." (2 Pedro 3,10-13)


Nuestro mundo actual está lleno de injusticias, de sufrimientos y de acontecimientos de muerte, pero Dios ha prometido una patria eterna en la que ya no habrá ningún sufrimiento: 


"Porque estimo que los sufrimientos del tiempo presente no son comparables con la gloria que se ha de manifestar en nosotros.


Pues la ansiosa espera de la creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios.


La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontaneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza


de ser liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios.


Pues sabemos que la creación entera gime hasta el presente y sufre dolores de parto.


Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo.


Porque nuestra salvación es en esperanza; y una esperanza que se ve, no es esperanza, pues ¿cómo es posible esperar una cosa que se ve?" (Romanos 8,18-24)


Desaparecerán los "Cielos y tierra" actuales, al llegar el juicio final: 


"Luego vi un gran trono blanco, y al que estaba sentado sobre él. El cielo y la tierra huyeron de su presencia sin dejar rastro." (Apo 20,11)


Aparecerán "nuevos cielos y nueva tierra" que permanecerán eternamente. "Cielos nuevos y tierra nueva" ¡¡Si … toda la creación renovada por la Sangre de Cristo!! Dando paso al "universo nuevo", a la JERUSALÉN CELESTIAL, donde Dios tendrá su morada entre los hombres.


Es algo fantasioso por parte de los TJ decir que los "Nuevos cielos y Tierra Nueva" sea una nueva sociedad terrestre bajo un nuevo gobierno celestial de Dios.


"LA JERUSALÉN CELESTIAL  NO ES UN GOBIERNO CELESTIAL SOBRE UNA TIERRA PARADISÍACA"


En los capítulos 21 y 22 del Apocalipsis, se describe la comunidad de los que en la eternidad participan de la plena comunión con Dios, como una Ciudad Celestial: "La Nueva Jerusalén que baja del cielo, de junto a Dios" (Apocalipsis 21,2)


Los TJ dicen que la Nueva Jerusalén está compuesta por sólo 144,000 cristianos ungidos por espíritu, y que ellos junto con Jesucristo componen el gobierno del nuevo sistema de cosas.


También dicen que el descender de la Nueva Jerusalén, es en el sentido de que dirige su atención a la Tierra. (Apocalipsis ... ¡se acerca su magnífica culminación! pág. 301)


Todo se trata de una mala interpretación de esta organización.


Veamos:


Alguien se preguntará: si el cielo no es un lugar situado en las alturas, entonces, ¿por qué la Escritura dice que: "la Nueva Jerusalén bajaba del cielo"?


Respuesta: Es una forma de manifestar que la Salvación para todos los que forman la Nueva Jerusalén, es un regalo, una obra de Dios, y que no se debe a los méritos humanos. Por eso dice San Pablo que somos: "Edificación de Dios" (1Cor 3,9; Rom 5,1)


En realidad Dios no necesita subir o bajar, ni desplazarse a los lados, porque Dios lo llena todo (Salmos 139,8-10)


Por lo tanto, la Nueva Jerusalén tampoco necesita subir literalmente para estar en presencia de Dios, ni bajar literalmente, porque Dios no esta lejos de nosotros, "Pues en él vivimos, nos movemos y existimos" (Hechos 17,27-28)


Al igual el libro de Revelación dice que: ”Al que venza... lo haré columna en el templo de mi Dios, y ya no saldrá [de este] nunca, y sobre él escribiré el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén que desciende del cielo desde mi Dios, y ese nuevo nombre mío."

(Apocalipsis 3,12 Traducción del Nuevo Mundo)


Nuevamente, aquí vemos a "la Nueva Jerusalén que desciende del cielo desde mi Dios".


¡¡Si, como un regalo para el Justo, él cual logró la victoria hasta el final!!


Así que, cuando en la Escritura habla de los que entrarán en la Ciudad Celestial (Apocalipsis 21,27) no se refiere a personas que literalmente subirán a un lugar glorioso, sino a personas que serán transformadas: revestidas de gloria, revestidas de su condición celeste, que se manifestarán como hijos de Dios (Rom 8,19), con un cuerpo glorioso como el cuerpo glorioso del Hijo de Dios. Y para manifestar que todo esto proviene de Dios, como un regalo de su amor, la Escritura dice que "la Nueva Jerusalén baja del cielo, de junto a Dios", pero nadie piense que baja literalmente, mucho menos que sea un gobierno que dirige su atención a los súbditos de una tierra paradisíaca.


¿Y qué decir de los versículos 3 y 4?


"Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado”. (Apocalipsis 21,3-4 Traducción del Nuevo Mundo)


Los Testigos de Jehová dicen que esto significa que durante el Reinado Milenario, Dios "residirá" entre la humanidad en un arreglo temporáneo. (Apocalipsis ... ¡se acerca su magnífica culminación! pág. 303)


Otra falacia más de ésta Organización.

Veamos:


Se trata sólo de una "expresión poética", no es que Dios esté gobernando desde el cielo a la humanidad en dicho paraíso, no.

Mas bien como lo hemos dicho, se trata de solo una expresión poética la cual se acostumbraba recitar por parte del pueblo judío, y la cual APARECE VARIAS VECES EN LA BIBLIA, cuando Dios proclama un Pacto con su pueblo. Algo que es muy difícil que los testigos de Jehová le muestren.


Veamos:


"Y ciertamente pondré mi tabernáculo en medio de ustedes, y mi alma no los aborrecerá. Y verdaderamente andaré en medio de ustedes y resultaré ser Dios de ustedes, y ustedes, por su parte, resultarán ser pueblo mío"

(Levítico 26,11-12 Traducción del Nuevo Mundo)


"Y ciertamente celebraré con ellos un pacto de paz; un pacto de duración indefinida es lo que llegará a haber con ellos. Y ciertamente los colocaré y multiplicaré, y colocaré mi santuario en medio de ellos hasta tiempo indefinido. Y mi tabernáculo realmente resultará estar sobre ellos, y yo ciertamente llegaré a ser su Dios, y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo"

(Ezequiel 37,26-27 Traducción del Nuevo Mundo)


“Porque este es el pacto que celebraré con la casa de Israel después de aquellos días —es la expresión de Jehová—. Ciertamente pondré mi ley dentro de ellos, y en su corazón la escribiré. Y ciertamente llegaré a ser su Dios, y ellos mismos llegarán a ser mi pueblo.” (Jeremías 31,33 Traducción del Nuevo Mundo)


"Pero esta palabra sí la expresé en mandato a ellos, y dije: “Obedezcan mi voz, y ciertamente llegaré a ser su Dios, y ustedes mismos llegarán a ser mi pueblo; y tienen que andar en todo el camino que yo les mande, a fin de que les vaya bien”.  (Jer 7,23 TNM)


"Porque, ¡miren!, voy a crear nuevos cielos y una nueva tierra; y las cosas anteriores no serán recordadas, ni subirán al corazón.  Pero alborócense y estén gozosos para siempre en lo que voy a crear. Porque, ¡miren!, voy a crear a Jerusalén una causa para gozo y a su pueblo una causa para alborozo. Y ciertamente estaré gozoso en Jerusalén y me alborozaré en mi pueblo; y ya no se oirá más en ella el sonido de llanto ni el sonido de un lastimero clamor” (Isaías 65,17-19 Traducción del Nuevo Mundo)


Con esto se derrumba la doctrina Jehovista de que todo apunta a una tierra paradisíaca.


Como vemos, se trata de sólo una expresión bíblica. El Apóstol San Juan emplea esas mismas palabras tan utilizadas en la Escritura para mostrarnos el Amor de Dios por los siervos que están siendo partícipes de la Jerusalén Celestial.


Dicen los testigos de Jehová: - Pero el versículo afirma que: "la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado” - en el Cielo nunca a habido muerte, lamento, clamor ni dolor, entonces se refiere a la tierra -


Sepan que no se refiere a la tierra, sino a la ¡¡NUEVA CONDICIÓN DEL SER HUMANO en el Cielo!! Ahora en su "Nueva condición" será UNA FELICIDAD ETERNA.


Se trata totalmente de un mensaje celestial y no terrenal, como pretenden mostrar estos señores.


Hagamos caso omiso de tales Falacias y a tal manipuleo de la Biblia.


Mejor hagamos caso al Apóstol San Pablo el cual nos muestra que los Justos se han acercado (recordemos que es un regalo de Dios) a la Ciudad Santa de Dios, y así ser perfeccionados.


“Mas ustedes se han acercado a un monte Sión y a una ciudad del Dios vivo, a Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles, en asamblea general, y a la congregación de los primogénitos que han sido matriculados en los cielos, y a Dios el Juez de todos, y a las vidas espirituales de justos que han sido perfeccionados,”

(Hebreos 12,22-23 Traducción del Nuevo Mundo)


Amigo testigo de Jehová, como ves, hay más información de la que te dan en el "salón del reino",


Medítalo y despierta ..... 


BENEDICITE DEUM 🙏🏻

_____________________________________


De nuestra página de facebook Solum Verbum Dei.

Los invitamos a darle LIKE a este proyecto.

https://www.facebook.com/solumverbumdei/


Comentarios