¿Es el Protestantismo la continuación de la Iglesia que Cristo fundó?


 LOS PROTESTANTES INSINÚAN SER LA CONTINUACIÓN DE LA IGLESIA DE CRISTO ¿ES CIERTO ESTO?


Por Israel Octavio Hernández


Muchas denominaciones que dicen ser cristianas, afirman que la Iglesia Católica se desvío siguiendo doctrinas perversas, que con el paso de la historia, comenzó a dejarse influenciar por varias herejías. Y que es por eso, que ellos toman la iniciativa y continúan la vida de la verdadera Iglesia.


¿Será el Protestantismo la continuación de la Iglesia fundada por Cristo?


La respuesta a esta pregunta tan ambiciosa es un rotundo: No.


El rechazo a la Iglesia de Cristo no es un fenómeno del siglo XVI. Pues el protestantismo es uno de los eslabones de tantos errores que han surgido en la historia.


Estudiando la historia de la Iglesia vemos que siempre ha habido herejes que han intentado destruir la Iglesia de Cristo, sin conseguirlo.


Más que escandalizarnos por estas fuerzas de división, que han aparecido a través de los siglos, debemos alegrarnos al constatar la fuerza que tiene la promesa de Nuestro Señor:


"... y las fuerzas del mal no prevalecerán contra ella" (Mt 16,18).


"Y aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mt 28,20)


" Y yo pediré al Padre un Paráclito, para que esté con ustedes para siempre"

(Jn 14,16).


Mencionemos las principales herejías que han surgido antes que los mismos protestantes y que fueron combatidas por la Iglesia Católica.


El primero es el gnosticismo, que tiene sus raíces en una doctrina anterior al cristianismo. Se fundaba en la idea de un antagonismo radical ante el mundo del espíritu. La evocación del mundo era obra de un dios inferior. Afirmaban que la materia era un deterioro del espíritu y todo el universo era una depravación de la deidad, y enseñaban que el último fin de todo ser era vencer lo grosero de la materia y regresar al espíritu original, regreso que según ellos debía ser inaugurado y facilitado por la aparición de algún salvador enviado por Dios.


El gnosticismo se arrojó con extraña rapidez a las formas de pensamiento cristianas, tomó prestada su nomenclatura, reconoció a Jesús como salvador del mundo, simuló sus sacramentos, pretendió ser una revelación esotérica de Cristo y sus apóstoles, invadió el mundo con Evangelios, Hechos y Apocalipsis apócrifos para sustanciar su pretensión.


Los primeros Padres de la Iglesia como San Justino Martir, San Irineo, Tertuliano, San Agustín de Hipona por mencionar algunos, que dedicaron sus energías a desarraigarlo.


Así, esta herejía fue muy combatida y finalmente, desarticulada. 


Otra herejía se llamo marcionismo, que se difundió por obra de su iniciador Marción, que nació hacia el año 110. Teniendo genio de organizador, logró numerosos discípulos. Para este hombre existían dos dioses: el inferior, creador del mundo visible y celoso del hombre creado por el y que arrojó del paraíso, empezando así la historia del pecado y la miseria humana que llenan la crónica del Antiguo Testamento. Los judíos eran el pueblo elegido de este dios, pero para salvar al hombre el otro dios "bueno", manda a Jesucristo, que es sólo en apariencia de hombre. En esta concepción, hay una oposición entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, y Marción es profundamente antijudío.


Está herejía fue combatida por San Justino Mártir, San Irineo, Tertuliano, San Hipólito de Roma, San Epifanio, San Efrén, por mencionar algunos.


De la misma época es la herejía de Montano, que apareció en la segunda mitad del siglo II. Enseño que la segunda venida de Cristo era inminente y que iba a acontecer en Pepuza, cerca de la moderna Angora. Basada su predicación en una pretendida inspiración privada. Su personalidad y elocuencia le ganaron una multitud de discípulos. La tardanza de la 2a venida de Cristo, no puso fin a esta herejía, sino que le dió nueva vida y forma como una especie de cristianismo de selectos (algo parecido a la secta testigos de Jehová).


Son varios los Padres de la Iglesia que combaten está herejía como San Agustín de Hipona.


Unos cincuenta años más tarde apareció en Persia el maniqueísmo. Su fundador, Manes, tenía el propósito de sentetizar en una nueva religión el cristianismo, el gnosticismo y otros elementos paganos. Su rasgo principal es un dualismo radical, que supone un principio del bien espiritual y luminoso, en una lucha sin fin con un principio del mal, material y oscuro. Se difundió muchísimo de Marruecos a China. Manes, era también el intérprete definitivo de Zoroastro y de Buda.


Está herejía fue combatida por varios Padres como San Efrén, Alejandro de Licópolis, Serapión, Tito de Bostra, San Epifanio de Salamina, sólo por mencionar algunos.


El Concilio de Nicea condenó en 325 otra herejía llamada Arrianismo, que enseñaba que Cristo no era plenamente Dios. El arrianismo era el producto de una combinación de la teorías estóicas o neoplatónicas sobre el Logos (Verbo), considerado como un simple instrumento de Dios en la creación.


Sería interesante conocer las ideas de las principales herejías, pero sólo daremos una relación de algunas de estás (les damos la tarea de investigar):


Bayanismo, Jansenismo, Modalismo, Monismo, Pelagianismo, Positivismo, Protestantismo, Relativismo, Racionalismo, Sincretismo.


Tantas herejías deben hacernos comprender la rabia que siempre ha tenido el demonio en contra de la Iglesia.


La presencia de nuevas herejías en nuestro tiempo no constituye otra cosa que el proceso lógico del desarrollo del Reino de las tinieblas.


Por lo tanto, es falsa la afirmación que hacen las varias denominaciones que dicen ser cristianas, que según ellas, la Iglesia Católica se desvío y que por eso surgieron estas. Pues por el contrario, es la Iglesia la que combate estas doctrinas que se desvían de la fe verdadera, y se mantiene firme en la enseñanza de Cristo. Por eso la Iglesia cuenta con la Santa Tradición aparte de las Escrituras, además de un Magisterio, así, imposible desviarse del camino.


Cuando venga él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir. (Juan 16,13)


BENEDICITE DEUM 🙏🏻

_____________________________________


De nuestra página de facebook Solum Verbum Dei.

Los invitamos a darle LIKE a este proyecto.

https://www.facebook.com/solumverbumdei/


Comentarios