Aclaración sobre quién es la piedra de (Mt 16,18)

 

ACLARACIÓN SOBRE QUIEN ES LA PIEDRA

Por Rev. Miguel Angel Vega León

Algunos hermanos cristianos argumentan que el griego en Mt 16,18 presenta dos diferentes palabras: “Tú eres Pedro (Petros), y sobre esta piedra (Petra) edificaré mi Iglesia”. Dicen que Petros es una piedra pequeña, distinta a petra que es una roca. Por lo tanto, cuando Jesús dice: “sobre esta PIEDRA edificaré mi iglesia”, se está refiriendo a sí mismo. Puesto que habla de Petra y no de Petros. ¿Qué decir al respecto?

R E S P U E S T A

Ni la secuencia del discurso, ni el texto, ni el contexto nos permiten aceptar eso:

SECUENCIA DEL DISCURSO.  Ejemplo: imaginemos a un novio entregando el anillo de compromiso y diciendo: tú eres mi sol, llenas de colores mi vida, y tengo cita con el dentista, por eso quiero que siempre lleves este diamante en tu dedo... Como puede verse, resulta extraño «tengo cita con el dentista», porque rompe el tema o asunto tratado: señalar las cualidades de su novia que motivan su amor y confianza. Por tal discordancia, de ese novio podríamos pensar: o que es sumamente distraído, o que tiene lagunas mentales, o que le está mintiendo a la novia... o algún otro defecto.   Y para nosotros es claro que Cristo no tenía ni esos, ni fallos semejantes.

Ahora, yendo a nuestra cita bíblica, nos damos cuenta que habiendo dicho Simón lo que es Jesús (“Tú eres el Cristo”v.16), ahora es Jesús quien responde diciendo quién es Simón (vv.17-19): “Tú eres bienaventurado”…, “Tú eres Pedro”…, “A ti te daré”..., refiriendo a Simón todo lo que está diciendo. Resultaría extraño que a medio discurso Jesús hiciera referencia a sí mismo. Si después de “Tú eres Pedro” Jesús dijera: y sobre mí edificaré mi iglesia, se rompería el ritmo y la secuencia lógica, pues aparecería un tema nuevo desconectado de las frases aledañas; tal como sucedía en el ejemplo anterior. 

EN EL CONTEXTO de Mt 16,18, es decir los vv.17 a 19, vemos que Jesús dice tres cosas, y todas están dirigidas a Pedro. La primera comienza con “Bienaventurado eres”, la segunda “Tú eres Pedro”. Y la tercera con “A ti daré las llaves del reino”. La primera y la tercera son honores que Jesús le otorga o reconoce a Pedro. En este contexto, la segunda frase ubicada entre estas dos va a ser un honor también: Tú eres la piedra. Note usted que la segunda parte de cada una de estas frases tiene que ver con la primera mitad, y la explica: Pedro es bienaventurado (v.17) ¿por qué? porque el Padre le reveló que Jesús era el Mesías. La tercera frase: te daré las llaves del reino, ¿por qué? porque todo lo que ate en la tierra quedará atado en el cielo. Entonces, la segunda frase tiene que seguir el mismo patrón: Jesús le dice tú eres Pétros (piedra), ¿por qué? porque… sobre esta piedra edificará Cristo su Iglesia.

Además, si Jesús estuviera diciendo que sobre Él edifica la Iglesia, la misma segunda parte del verso 18: "los poderes del infierno no la podrán vencer", resultaría una frase innecesaria, porque es sabido que el demonio y la muerte nada pueden contra Él. Pero haciendo referencia a Simón, que es «una piedra con fragilidad» sí se hace necesario que Jesús, como buen ingeniero, garantice la estabilidad de la Iglesia cimentada en tal piedra.

EL TEXTO griego dice epi taute te petra (=sobre esta piedra). Como puede verse, para la palabra «esta» se está usando una expresión de dos palabras: el adjetivo demostrativo en dativo TAUTEE, con el artículo dativo TEE, para mostrar así la fuerza implicada en la cualidad demostrativa. Por eso esta frase puede traducirse como ESTA MISMA. Entonces Mt 16,18 en realidad dice: “tú eres Pedro y sobre esta misma piedra edificaré mi iglesia”. El uso de TAUTEE TEE nos aclara que Jesús está hablando de la misma piedra que acaba de mencionar. Ahora bien, ¿hay otros casos en el NT en que se use el TAUTEE TEE? Sí, véase el uso del tautee tee en Mc 14,30: “esta misma noche… me negarás”; y en Hch 27,23: “esta noche se me ha presentado un ángel… ¿cuál noche? esta misma, no la de ayer o la de otro día. Entonces basándonos en el texto griego no podemos pensar que Jesús haya movido el dedo diciendo: “tu eres Pedro… y luego señalándose a sí mismo dijera: y sobre esta piedra...”; el texto no da para eso.

Con todo lo anterior, entendemos que NO SE ESTA HABLANDO DE DOS PIEDRAS, SINO SOLAMENTE DE UNA, ...DE SIMON. Al ser las cosas así, el alegato anunciado al principio sobre los significados de “petros” y “petra” carece de sentido, ya que es al mismo sujeto al que se aplican ambas palabras…a Simón.  Por eso, poco importa la razón que se dé para indicar que Petros signifique "piedrecita" (que Kefas derivara de Psefos), porque no se puede decir: Tú eres piedrecita y sobre esta misma piedrezota (roca) edificaré mi iglesia. Entonces, aquí no se está queriendo decir “piedrecita”, sino que sencillamente, se quiere evitar poner a un hombre/masculino el nombre de petra, que en griego es palabra de género femenino. Aquí Petros funciona como nombre personal, y por ello se tuvo que «masculinizar» la palabra convirtiéndola en Petros.* 

Si se hubiera escrito en francés el NT, no se habría dado quizá este problemita, ya que Pedro y piedra se escriben exactamente igual: “Pierre”. Y en arameo, el idioma de Jesús, sucedía exactamente lo mismo: Jesús le dijo… “tú eres Kéfa y sobre esta misma kéfa edificaré mi iglesia”, ya que en arameo no hay género. Y subrayemos además, que la palabra kefa significa más bien «roca», ya que para «piedra» se usa «evna». 

Pedro es «roca» o la Piedra, ese es su nombre. Y el nombre de las personas en la Biblia es muy importante: Dios se llama “Yo Soy”, porque es el que existe por sí mismo; Cristo se llamó “Jesús”, porque era el Salvador, el ángel defensor de Dios es “Miguel” (quién como Dios), etc. Si Jesús le cambió el nombre a Simón y le puso Piedra, es precisamente porque va a tener una nueva identidad y misión, tal como lo hizo Dios con Abraham (Gn 17,5). Veamos el texto, Jn 1,42:

Tú eres Simón, hijo de Jonás;Tú serás llamado Cefas (que quiere decir Pedro)

Fíjese que hasta se pone en boca de Jesús la pronunciación aramea Kefas, transliterada al griego, señalando así la importancia que dieron los primeros cristianos a esa palabra aramea pronunciada por Jesús. San Pablo mismo se dirigirá al hijo de Jonás llamándolo casi siempre “Cefas/Kefas”.

C O N C L U S I Ó N:  Mt 16, 18 sólo está hablando de Pedro.  Estamos de acuerdo con los hermanos “esperados” de que Cristo es la piedra angular de la Iglesia, pero Pedro es piedra fundamental de ella; no como los demás Apóstoles (que también son fundamento: Ef 2,20), sino de un modo muy especial, ya que solamente Pedro es Piedro, es decir: La Piedra. 

Nota Bene: Confieso que para este artículo le debo mucho al libro "No todo el que dice Señor, Señor", del Padre Daniel Gagnon, omi

_____________________________________________

*Sabiendo que Simón es Petros y petra, la suposición de que Petros es "piedrecita", a lo sumo nos llevaría a pensar que: como humano es piedra-frágil (petros), pero también es roca-fuerte porque Cristo diciéndole "petra" garantiza su solidez.

Comentarios