¿Porque la Iglesia tiene muchos Santos?


¿Porque la Iglesia tiene muchos Santos?

Por: Israel Octavio Hernández

Los hermanos nos critican por que en la Iglesia tenemos muchos Santos, y eso ellos lo ven como algo malo, y nos dicen:

"¿Porque tienen tanto Santo en la Iglesia?"
¿Porque los veneran?"
¿La Biblia habla de Santos?"

Y preguntas similares, a lo que muchos Católicos despistados no saben que responder.

¿Qué es ser Santo?
Es estar en la Gracia de Dios y apartado totalmente del mal, vivir la fe con tal esmero de agradar a Dios primero que a los hombres, más bien sirviendo a los demás:

"Revestíos, pues, como elegidos de Dios, SANTOS y amados, de entrañas de misericordia, de bondad, humildad, mansedumbre, paciencia" (Col 3,14)

Todos estamos llamados a la Santidad: 

"Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo, para ser SANTOS e inmaculados en su presencia, en el amor; eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad"
(Ef 1,3-5)

Como vemos no es algo malo, al contrario, es estar en La Gracia del Creador.

¿Muchos Santos? ¡Claro! Pues Jesús dijo:

"Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos, pero el árbol malo da frutos malos.
Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y arrojado al fuego. Así que por sus frutos los reconoceréis." (Mt 7,16-20)

¡¡Y unos de los grandes frutos de la Iglesia son precisamente los Santos que a cosechado durante siglos!!

Dios no quiere que haya muchos Santos en su Iglesia, si no que TODOS seamos Santos:

"más bien, así como el que os ha llamado es SANTO, así también vosotros sed SANTOS en toda vuestra conducta, como dice la Escritura: Seréis SANTOS , porque SANTO soy yo." (1Pe.15,16)

Pero nuestros hermanos separados se espantan porque tenemos muchos Santos, pero Dios quiere que todos seamos Santos, pues es la clave para tener la herencia Celestial:

"iluminando los ojos de vuestro corazón para que conozcáis cuál es la esperanza a que habéis sido llamados por él; cuál la riqueza de la gloria otorgada por él en herencia a los SANTOS" (Ef 1,18)

Muchas cartas del Apóstol San Pablo comienzan saludando a los Santos de cada comunidad:

"Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Timoteo, el hermano, a la Iglesia de Dios que está en Corinto, con todos los SANTOS que están en toda Acaya; a vosotros gracia y paz de parte de Dios, Padre nuestro, y del Señor Jesucristo." (2Cor 1,1-2)

Y en cada Biblia Reina Valera que utilizan los amigos separados dice a principio de cada Evangelio:

"El Santo Evangelio según San Mateo, según San Marcos, según San Lucas, Según San Juan"

¿Cómo es posible que ellos despotriquen contra los santos cuando su propia versión define a los escritores bíblicos como santos?

Ahora, por otro lado, la Biblia nos afirma que los Santos son partícipes de una vocación Celestial:

"Por tanto, hermanos SANTOS, partícipes de una vocación celestial, considerad al apóstol y Sumo Sacerdote de nuestra fe, a Jesús"
(Heb 3,1)

Es por eso la Santa Escritura nos dice que Cristo se glorificara en sus Santos:

"cuando venga en aquel Día a ser glorificado en sus SANTOS y admirado en todos los que hayan creído - pues nuestro testimonio ha sido creído por vosotros." (2Tes.1,10)

Y es por eso que nosotros los amamos y veneramos, pues, si Dios los ama, nosotros también tenemos que amarlos.
Jesús dice que todos los miembros de su Iglesia tienen que amarse:

"En esto se reconocerán quienes son mis discípulos, si se tienen amor entre sí"
(Juan 13,35)

Y los Santos son parte de la Iglesia de Cristo, como vimos en los textos anteriores, y los cuales siguen orando en el Cielo:

"Otro Ángel vino y se puso junto al altar con un badil de oro. Se le dieron muchos perfumes para que, con las oraciones de todos los SANTOS , los ofreciera sobre el altar de oro colocado delante del trono.
Y por mano del Ángel subió delante de Dios la humareda de los perfumes con las oraciones de los SANTOS." (Ap 8,3-4)

Así que hermanos, estemos orgullosos de pertenecer a la Iglesia de los Santos.
Seamos Santos para así también ser partícipes de la gloria Celestial.

BENEDICITE DEUM

Comentarios

  1. El evangélico no niega los Santos, pues como dicen las Escrituras todo creyente verdadero es Santo (separado, apartado) es por eso que como se ha comentado en los algumentos que se han expuesto arriba, cuando Pablo escribe a las iglesias referendos a, "TODOS" los creyentes los llama SANTOS sin excepciones

    ResponderBorrar

Publicar un comentario