¿Porque Jesús llamó "Satanás" al Apóstol San Pedro?


¿PORQUE JESÚS LLAMÓ "SATANÁS" AL APÓSTOL SAN PEDRO?

Por nuestro hermano Matías Sánchez

Seguramente es una pregunta que ha surgido a muchos al leer el texto del Evangelio de San Mateo.

(Mat 16, 22 - 23):

"Tomándole aparte Pedro, se puso a reprenderle diciendo: "¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!". Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: "¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡Tropiezo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!" 

Acaso ¿Pedro estaba endemoniado?
Obviamente, no lo estaba.
¿Entonces porqué lo llamo así?

La respuesta está en lo que la palabra "Satanás" significa en hebreo.

La palabra hebrea "satán" es una raíz verbal que significa: 
  
"Interferir, obstaculizar, entrometerse, ser de tropiezo".

Vale aclarar que NO estamos hablando de Satanás como persona, sino de lo que significa la palabra, de su etimología, ya que en hebreo, satán no es un nombre propio y tampoco indica que el que interfiere sea alguien malo. Si "interferis" para hacer algo malo, o, para evitar que algo malo suceda. 
Esta palabra (satán) indica una acción.

Incluso, para hablar de la acción de Dios se usa esta palabra.

"Cuando iba, se encendió la ira de Yahveh y se puso de pie en el camino el Ángel de Yahveh por OBSTÁCULO  para él".
Números 22,22.

"Yo he salido como OBSTÁCULO  para ti"
Números 22,32.

"El Ángel de Yahveh se puso por satán".

Ahora podemos entender porque Jesús clasifica como satán a Pedro.

Pedro por el amor (y su falta de comprensión) no quiere permitir que Jesús se sacrifique.
Y Jesús, no le está diciendo que él es el Diablo o que está endemoniado, sino que su forma de pensar es un obstáculo para los planes de Dios y que no puede interferir en el plan de la Salvación.


Es importante que entendamos algo. La palabra hebrea  שטן (que se lee: satán), originalmente, no es un nombre propio. Sino que es una raíz verbal que alude a la acción de interferir, obstaculizar, entrometerse, ser de tropiezo (=escándalo).


Por esta razón al Diablo se lo llama Satanás (todos conocemos a qué se dedica el Demonio). Pero insisto no es un nombre propio.


Veamos un ejemplo bíblico (el cual ya cité en la publicación anterior)


Números 22,22:


וַיִּֽחַר־אַ֣ף אֱלֹהִים֮ כִּֽי־הֹולֵ֣ךְ הוּא֒ וַיִּתְיַצֵּ֞ב מַלְאַ֧ךְ יְהוָ֛ה בַּדֶּ֖רֶךְ לְשָׂטָ֣ן לֹ֑ו וְהוּא֙ רֹכֵ֣ב עַל־אֲתֹנֹ֔ו וּשְׁנֵ֥י נְעָרָ֖יו עִמֹּֽו


Vayijar-af Elohim ki-holej hu vayityatsev mal'aj Adonay baderej le-Satan (שטן) lo veju rojev al-atono ushney ne'arav imo.


"Cuando iba, se encendió la ira de Yahveh y se puso de pie en el camino el Ángel de Yahveh por 'obstáculo' ( שטן ) para él".

El texto de Números 22,22 dice claramente que el Ángel de Yahveh se puso por  שטן (satán), es decir: obstáculo.



Esto nos ayuda a entender que en la Biblia, la palabra satán (שטן) o satanás no siempre tiene una connotación demoníaca o negativa.

Pero el texto en que Jesús le dice satanás a Pedro está en el Nuevo Testamento, en el Evangelio según San Mateo 16, 22 - 23. Y este texto está traducido del griego; a pesar de que algunos Santos Padres y escritores de los primeros años del Cristianismo aseguran que originalmente San Mateo escribió su Evangelio en hebreo o arameo (el arameo se conocía como: "la lengua de los hebreos"), ya que la palabra griega Ἑβραϊστί (Hebraisti) significa: hebreo, hebraico, en hebreo, en arameo.



En fin, el texto sigue siendo traducido del griego. 

Enlos Evangelios (fundamentalmente el de San Mateo que se supone que fue escrito para una comunidad en la cual la gran mayoría eran judíos convertidos) hay algo que se llama: "semitismos" o, "hebraismo" (como le dicen algunos).


Se trata de lo siguiente:


Un idioma impuesto por un imperio (el griego, en este caso) no se mantiene puro en el habla de gente que tiene su propio idioma.
Por eso el griego koiné tiene particularidades regionales que lo diferencian del griego clásico. Y el griego koiné de la zona judía tiene como una particularidad (entre otras muchas) que usa semitismos (o hebraismos)


Un ejemplo claro de un semitismo en los Evangelios está en el Evangelio según San Lucas:


"El ángel le dijo: No temas, María, porque has hallado Gracia delante de Dios;
vas a concebir en tu vientre y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús...
María respondió al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón?"
(San Lucas 1, 30-31. 34)


Centrémonos en la respuesta de María.
"No conozco varón"


Para nosotros, el conocimiento es tener información intelectual sobre algo o alguien.


En cambio, en hebreo, la idea de conocer es diferente.


La palabra hebrea  לדעת (Yadah) que en español se traduce como conocer, significa: "tener relaciones sexuales"


"Conocer" = "tener sexo con alguien".


Un ejemplo claro es Génesis 4,1; 


"Adán conoció (yadah) a Eva, su mujer, la cual concibió y dio a luz a Caín..."


Esta palabra en la época de María era un semitismo (o hebraismo) cargado con una connotación sexual.


"No conozco varón" = "Soy virgen"

San Mateo 16, 22 - 23:



"Tomándole aparte Pedro, se puso a reprenderlo diciendo: "¡Lejos de ti, Señor! ¡De ningún modo te sucederá eso!". Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: "¡Quítate de mi vista, Satanás! ¡obstáculo eres para mí, porque tus pensamientos no son los de Dios, sino los de los hombres!" 


Gracias al contexto sociolingüístico, entendemos que en este texto Jesús usa la palabra satanás como un semitismo (o hebraismo) y no habla de manera literal o con un sentido demonologico.

Dios los bendiga

Comentarios

Publicar un comentario