¿Qué es nacer de Arriba?



Jesús le dijo a Nicodemo que para ver el Reino de Dios, tenía que nacer de Nuevo (de arriba).
¿Que es nacer de Nuevo o nacer de Arriba?

¿Qué es "Nacer de nuevo"? ¿será aceptar a Jesús como mi salvador personal como dicen evangélicos, pentecostales y bautistas?

Para muchos evangélicos y Bautistas el bautismo no es tan importante para la salvación. Lo necesario según ellos es creer en Jesús, aceptarlo como su "Salvador personal", con esto son "salvos". Si uno nunca se bautiza no es tan importante, pues el haber "recibido a Jesús en su corazón por fe" ya es "Nacido de nuevo".

La Iglesia Católica dice que la salvación es un Don de Dios; pero implica más que solamente creer. Confiar es sumamente importante pero no lo es todo. Pues según la Biblia hay muchas cosas más,  entre estas, el bautismo.

Mientras que los amigos evangélicos dicen: "en el momento de creer...eres salvo".
La Biblia dice otra cosa:

"El que creyera y fuere bautizado será salvo" (Mc 16,16)

La Biblia añade "fuere bautizado". No dice el que cree será salvo y nacido de nuevo y nada más. Tampoco dice que "nacer de nuevo" es solo nacer del Espíritu. La Biblia dice que nacer de nuevo (o nacer de arriba), es del agua y del Espíritu, por ambos.

Nacer de arriba

Los evangélicos citan Juan 3,3 para decir que se tiene que "nacer de nuevo" para salvarse:

"De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios."

La palabra que Jesús utiliza es ANOTHEN qué puede significar "de nuevo" como lo entendió Nicodemo:

"¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? (Jn 3,4).
Pero ANOTHEN tiene otro significado también: "DE ARRIBA", y esto es lo que quería decir Jesús: "a menos que uno no nazca de arriba no puede entrar al reino de Dios"

¿Qué es "Nacer de arriba"? Es bautizar y que, "desde arriba", descienda el Espíritu Santo.

Todo el contexto de Juan 3 trata del bautismo: en Juan 1,32 Jesús se bautizó y el Espíritu descendió desde arriba: "Vi al Espíritu que descendía como paloma".

Por eso Jesús lo aclaró:

"De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua  y del Espíritu no puede entrar al reino de Dios" (Jn 3,5).

Para confirmar con sus acciones lo que acababa de decir, Jesús empezó a bautizar para que entendieramos esta necesidad:

" Después de esto, vino Jesús con sus discípulos a la tierra de Judea, estuvo allí con ellos, y bautizaba" (Juan 3, 22)

A veces como Iglesia naciente, delegada a sus discípulos hacerlo (Jn 4,2) en su lugar para que la gente no pensara que lo hacía en imitación de Juan el Bautista (ver 3,23 y 4,1). Por eso el significado que enseguida Jesús utiliza para ANOTHEN en (Juan 3,31):

"El que de arriba (ANOTHEN), es sobre todo.....el que viene del cielo es sobre todos"

Nacer de nuevo entonces NO ES "aceptar a Jesús como mi salvador personal" (palabras que ni siquiera se encuentran en este Evangelio), sino bautizarse cuando el Espíritu Santo desciende de arriba.

En la Carta a Tito también vemos las dos cosas, "agua y Espíritu":

"Nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento (bautismo en griego) de la regeneración y por la renovación del Espíritu Santo". (Tito 3,5)

Pedro no dijo "conviértanse, acepten a Jesús nada más y serán salvos"
Sino:

"Arrepentios, y bautícense cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hec 2,38)

Como vemos, aqui se habla del bautizar y el don del Espíritu.

Muchos evangélicos me decían que el bautismo no hace nada adentro del hombre, que sólo es un signo externo de su conversión a Cristo, pero que el bautismo no salva.

Pero en la Biblia leemos:

"El bautismo que corresponde a esto nos salva no quitando las inmundicias de la carne (otras biblias: "Mancha física" o "limpiar el cuerpo" o "suciedad corporal") sino en la aspiración de una buena conciencia hacia Dios.." (1Pe 3,21)

Así que como vemos....en el bautismo volvemos a nacer y somos renovados por el Espíritu Santo.

Comentarios