¿Existió Adán y Evá? ¿Que dice la ciencia? ¿Cuál es la postura de la Iglesia?



¿HAS IDO A CLASES DE BIBLIA Y TE HAN DICHO QUE ADÁN Y EVA NO EXISTIERON?

AQUÍ TE MOSTRAMOS LA ENSEÑANZA OFICIAL DE LA IGLESIA


Por Israel Octavio Hernández


El libro del Génesis enseña que Adán y Eva fueron las dos primeras personas sobre la tierra.


Desde hace varias décadas, hay algunos teólogos que enseñan que Adán y Eva no existieron, argumentando que sólo es un mito para poder explicar la creación y la existencia del mal.


La enseñanza Católica es que Adán y Eva son personas históricas, que existieron realmente en algún lugar de este mundo.


Esto es de suma importancia, pues desde el Génesis, y por medio de las genealogías del pueblo hebreo, se hace claro que los personajes de la prehistoria (Adán, Eva, Set, Noé, etc;)  se conectan con las personas que conocemos como históricas (Abraham, Isaac, Jacob, Moisés etc.).


Así que los escritores bíblicos, tuvieron la intención de enseñarnos que la conjunción de Dios con el ser humano es histórica y real, no es un mito ni mucho menos un cuento o una obra teatral.


Podemos afirmar contundentemente, que Adán y Eva fueron personas reales, históricas.


Ya los detalles de cuándo y cómo vivieron, de la caída de la gracia, están totalmente abiertas a debate en base al relato de las Escrituras claro está.


Aunque lastimosamente, hay muchos católicos que se han dejado influenciar por la teoría atea de que los primeros capítulos del Génesis es un mito, no se esfuerzan por hacer una investigación concienzuda sobre el asunto.


Pues aparte de los documentos eclesiales, también hay evidencias arqueológicas y científicas que prueban la existencia de nuestros primeros padres.


LA ENSEÑANZA OFICIAL DE LA IGLESIA SOBRE ADÁN Y EVA


La Iglesia Católica en el Concilio de Trento, enseña infaliblemente que todos los hombres "Nacen propagados de la descendencia de Adán" (Decreto sobre la justificación, capítulo III).


Es claro que el ser humano no pudo ser propagado sin Eva. La Biblia habla de Adán y Eva en los dos Testamentos. Así que nadie podría decir que no existió Adán y Eva, como dos personas históricas e individuales.


Veamos qué nos enseña la Iglesia en el Concilio de Trento: 


"I. Si alguno no confiesa que Adan, el primer hombre, cuando quebrantó el precepto de Dios en el jardín, perdió inmediatamente la santidad y justicia en que fue constituido, e incurrió por la culpa de su prevaricación en la ira e indignación de Dios, y consiguientemente en la muerte con que Dios le habla antes amenazado, y con la muerte en el cautiverio bajo el poder del mismo que después tuvo el imperio de la muerte, es a saber del demonio, y no confiesa que todo Adán pasó por el pecado de su prevaricación a peor estado en el cuerpo y en el alma; sea excomulgado." [Decreto sobre el pecado original]


Sería contradictorio que se mantuvieran dos ideas totalmente opuestas al mismo tiempo, el dogma que acabamos de confirmar en el Concilio de Trento, y la afirmación de que Adán no existió, que sólo es parte de un mito. Sí que sería muy confuso.


La creencia errónea de que nuestros primeros padres no existieron, que no son personas individuales y que sólo representan a los primeros seres humanos o a la humanidad. Es irreconciliable con la creencia bíblica que: "El primer hombre, Adán … trasgredió el mandamiento de Dios".


Así que cualquier católico que haga tal afirmación errónea de que Adán y Eva no existieron, de que no son dos personas históricas ni reales, está cayendo en una tremenda herejía.


Sigamos leyendo lo que nos enseña la Iglesia en el Concilio de Trento:


"II. Si alguno afirma que el pecado de Adán le dañó a él solo, y no a su descendencia; y que la santidad que recibió de Dios, y la justicia que perdió, la perdió para sí solo, y no también para nosotros; o que inficionado él mismo con la culpa de su inobediencia, solo traspasó la muerte y penas corporales a todo el género humano, pero no el pecado, que es la muerte del alma; sea excomulgado: pues contradice al Apóstol que afirma: Por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte; y de este modo pasó la muerte a todos los hombres por aquel en quien todos pecaron." (Decreto sobre el pecado original).


Como vemos, el dogma es que toda la humanidad es descendiente de Adán y Eva, pues la Iglesia infaliblemente enseña que el pecado de Adan afectó a todos los seres humanos en cuerpo y alma, dejando automáticamente a un lado la idea de que no existieron, pues si no existieron, entonces nadie heredó el pecado original, pues nadie sería descendiente de Adán, puesto que sólo sería un personaje ficticio. Por consiguiente, entonces también el sacrificio de Cristo sería un mito. ¡Tremenda herejía!


Los cristianos debemos de creer que todo el ser humano ha heredado el pecado de Adán (a excepción de Jesús y María), y está destituido de la gloria de Dios (Romanos 3,23), pues todos los seres humanos somos descendientes de él.


El pecado original nos perjudica de manera desfavorable en cuerpo y alma.

Somos engendrados sin la gracia santificante, sometidos a la concupiscencia.


Hoy en día, existen variadas teorías modernas sobre el pecado original, las cuales contradicen la enseñanza infalible de la Iglesia, poner en duda un dogma de la Iglesia es una herejía.


Si un católico dice: "no creo que haya existido Adán y Eva" o "tal vez existieron o tal vez no", es caer en una herejía, por la duda pertinaz de una verdad proclamada por la Iglesia.


El Magisterio de la Iglesia cuando enseña algo infaliblemente en un Concilio, es requerible creer por parte del resto de la Iglesia, independientemente del propio razonar de cada quién. Decir que "Adán y Eva no fueron personas reales", sobre la enseñanza del Magisterio, es herejía.


¿Los católicos debemos creer en la evolución?


No, no debemos creer en la evolución tal como la tratan de enseñar en los colegios, porque esto contradeciría el Concilio de Trento sobre Adán y Eva como nuestros primeros padres y sobre el pecado original.


La teoría de algunos teólogos católicos de que Dios creó la humanidad por medio de una evolución y que cuando llega a ser homosapiens le infunde un alma inmortal a todo un colectivo de personas, es contrario a la interpretación de la Iglesia.


¿Quién es uno de los grandes difusores de esa enseñanza en la Iglesia?


Uno de los grandes difusores de esas teorías es el sacerdote jesuita Teilhard de Chardin, el cual escribió varios libros a favor de dicho tema: El fenómeno humano (1955), La aparición del hombre (1956), El grupo zoológico humano (1956), Ciencia y Cristo (1965), Como yo creo (1969), sólo por mencionar algunos de su gran variedad de escritos. Y así, muchos sacerdotes y laicos se vieron influenciados por dichas teorías. Pero así como tuvo su aceptación en varios círculos dentro de la Iglesia, también tuvo un gran rechazo, sobre todo de la Santa Sede.


El padre Jean-Baptiste Janssens (Abogado, teólogo y sacerdote belga. Superior General jesuita 26.º entre 1946 y 1964) puso al tanto a la "Compañía de Jesús", que un decreto del Santo Oficio, dirigido por el cardenal Alfredo Ottaviani, exigió a las congregaciones retirar de todas las bibliotecas, las obras de Teilhard de Chardin. El documento expresa que los textos del jesuita Teilhard de Chardin «representan ambigüedades e incluso errores tan graves que ofenden a la doctrina católica».


Así es, en 1962, bajo el Papa Juan XXIII, la "Congregación del Santo Oficio" emitió el monitum ('advertencia') severo:


"Varias obras del Padre Pierre Teilhard de Chardin, algunas de las cuales fueron publicadas en forma póstuma, están siendo editadas y están obteniendo mucha difusión. Prescindiendo de un juicio sobre aquellos puntos que conciernen a las ciencias positivas, es suficientemente claro que las obras arriba mencionadas abundan en tales ambigüedades e incluso errores serios, que ofenden a la doctrina católica. Por esta razón, los eminentísimos y reverendísimos Padres del Santo Oficio exhortan a todos los Ordinarios, así como a los superiores de institutos religiosos, rectores de seminarios y presidentes de universidades, a proteger eficazmente las mentes, particularmente de los jóvenes, contra los peligros presentados por las obras del P. Teilhard de Chardin y de sus seguidores." [Sebastianus Masala, Notario. 30 de junio de 1962. (AAS 54, 1962,526) ]


José María Iraburu, presbítero diocesano de Pamplona y teólogo español, afirma que «la rehabilitación de Teilhard de Chardin es imposible, considerando la enorme gravedad de sus errores». Y se reafirma con el comunicado de prensa de la Santa Sede donde se declara:


"[...] Después de haber consultado al Cardenal Secretario de Estado y al Cardenal Prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, quienes, por orden del Santo Padre, habían sido debidamente consultados de antemano, acerca de la carta en cuestión, estamos en condiciones de replicar por la negativa."


El padre Leonardo Castellani, sacerdote católico argentino, escritor y periodista, enumera en varios puntos las fallas del pensamiento del padre Teilhard de Chardin desde una perspectiva católica. Por unos ejemplos:


  • La negación del pecado original, a la manera de Pelagio.


  • Monismo materialista evolucionista parecido al de Spencer y Haeckel.


  • Panteísmo sutil a la manera de Bergson.


Así que, es la gran influencia del padre Teilhard de Chardin que ha prevalecido en muchos círculos de la Iglesia por todo el mundo y que lamentablemente han recogido muchos católicos por medio de escuelas de Biblia o de Teología para laicos, así como en algunos seminarios, pero como vemos, esas teorías no comulgan con la enseñanza oficial de la Iglesia.


MONOGENISMO VS POLIGENISMO


Muchos católicos, influenciados por la teoría antes vista, creen que Adán y Eva representan a la humanidad, que realmente el hombre descendió de un grupo o colectivo de primeras parejas humanas. Bueno, pues a eso se le llama poligenismo.


En cambio, el monogenismo enseña que el ser humano desciende de una pareja original.


¿Pero qué es lo que piensa la Iglesia a este respecto? Veamos la Encíclica de Papa Pío XII:


" 30. … es a saber, la del poligenismo, los hijos de la Iglesia no gozan de la misma libertad, porque los fieles cristianos no pueden abrazar la teoría de que después de Adán hubo en la tierra verdaderos hombres no procedentes del mismo protoparente por natural generación, o bien de que Adán significa el conjunto de muchos primeros padres, pues no se ve claro cómo tal sentencia pueda compaginarse con cuanto las fuentes de la verdad revelada y los documentos del Magisterio de la Iglesia enseñan sobre el pecado original, que procede de un pecado en verdad cometido por un solo Adán individual y moralmente, y que, transmitido a todos los hombres por la generación, es inherente a cada uno de ellos como suyo propio" (Carta Encíclica Humani Generis N.30 Papa Pío XII, 12 de Agosto 1950)


A la luz de lo expuesto, nos damos cuenta de la enseñanza infalible de la Iglesia y sería muy orgulloso de su parte que un católico se siga aferrando a afirmar que Adán y Eva no existieron.


Regresando al asunto del monogenismo y el poligenismo, la ciencia por otro lado también ha encontrado que se puede llegar a un antepasado común si retrocedemos lo suficientemente basándose en el ADN mitocondrial humano.


Pues frente a la teoría poligenista, ha surgido otra más reciente en base a investigaciones genéticas de los científicos Heng Li y Richard Michael Durbin. [LI, H. y DURBIN, R., «Inference of human population history from individual whole-genome sequences», Nature 475 (2011) 493-497].


Las investigaciones que hicieron estos científicos para dar explicación de toda la variabilidad genética que hay en los seres humanos, sería indispensable una población operativa de decenas de miles de personas, en un momento de la historia donde se habría producido un cuello de botella en la población. Según estos científicos, sería posible encontrar un antecesor común de todos los seres humanos, tanto por la parte paterna como materna. Esto concluye la posible existencia de lo que se denominó «Eva mitocondrial» o «Adán Cromosoma Y» como antecesores comunes de todos los seres humanos.


Aún así, es lógico que se requiera más investigación para precisar una conclusión.


La realidad es que la teoría de la evolución, nunca podrá explicar por completo la existencia del ser humano, pues somos un cuerpo más un alma, hechos a imagen y semejanza de Dios.


De hecho, la Iglesia no se cierra a la posibilidad de que el cuerpo del ser humano se haya ido desenvolviendo previamente a partir de formas biológicas y bajo la guía de Dios. Pero es insistente en la creación particular de su alma.

Pues el alma del ser humano es exclusivamente creada y no por una evolución. Veamos otro numeral de la Encíclica del Papa Pío XII:


"29. Por todas estas razones, el Magisterio de la Iglesia no prohíbe el que —según el estado actual de las ciencias y la teología— en las investigaciones y disputas, entre los hombres más competentes de entrambos campos, sea objeto de estudio la doctrina del evolucionismo, en cuanto busca el origen del cuerpo humano en una materia viva preexistente —pero la fe católica manda defender que las almas son creadas inmediatamente por Dios—. Más todo ello ha de hacerse de manera que las razones de una y otra opinión —es decir la defensora y la contraria al evolucionismo— sean examinadas y juzgadas seria, moderada y templadamente; y con tal que todos se muestren dispuestos a someterse al juicio de la Iglesia, a quien Cristo confirió el encargo de interpretar auténticamente las Sagradas Escrituras y defender los dogmas de la fe. Pero algunos traspasan esta libertad de discusión, obrando como si el origen del cuerpo humano de una materia viva preexistente fuese ya absolutamente cierto y demostrado por los datos e indicios hasta el presente hallados y por los raciocinios en ellos fundados; y ello, como si nada hubiese en las fuentes de la revelación que exija la máxima moderación y cautela en esta materia." (Carta Encíclica Humani Generis N.29 Papa Pío XII, 12 de Agosto 1950)


Así que queda claro que es en contra de la interpretación del Magisterio el pensar o enseñar que Adán y Eva no existieron o que sólo representan al ser humano.

Que esto nos sirva para ser más cautelosos con lo que aprendemos en algunas escuelas bíblicas y nos conduzca a profundizar más en nuestra fe Católica.


BENEDICITE DEUM 🙏🏻

__________________________________________


De nuestra página de facebook Solum Verbum Dei. Los invitamos a darle LIKE a este proyecto.

https://www.facebook.com/solumverbumdei/

Comentarios

  1. Si existio Adan y Eva son nuestros primeros padres . Y la Iglesia tambien lo confirma en el Concilio de Trento.

    ResponderBorrar
  2. Si existio Adan y Eva son nuestros primeros padres . Y la Iglesia tambien lo confirma en el Concilio de Trento.

    ResponderBorrar
  3. Adan y Eva si existieron y creo en ellos, ni en monos evolutivos

    ResponderBorrar
  4. Si no hubieran existido ellos tampoco existiría el pecado original, y Jesucristo hubiera venido en carne en vano.

    ResponderBorrar

Publicar un comentario