¿Es cierto que San Gregorio Magno inventó el dogma del purgatorio?


¿CREÍAN LOS PRIMEROS CRISTIANOS EN EL PURGATORIO O FUE UN INVENTO DE SAN GREGORIO MAGNO?


Por Israel Octavio Hernández


Muchos enemigos de la Iglesia dicen que el dogma del purgatorio fue inventado por San Gregorio Magno (Roma 540 - 604), y otros dicen que fue en el Concilio de Florencia (1439). ¿Pero realmente es así?


Primero habría que aclarar que ya antes del Concilio de Florencia, dos Concilios Ecuménicos definieron de forma clara el dogma del purgatorio. Estos dos Concilios fueron  el 1o y 2o Concilio de Lyon en los años 1245 y 1274.


Así que el Concilio de Florencia, sólo confirma lo que estos dos Concilios ya habían proclamado como una verdad de fe doscientos años antes.


Ahora, después de ser proclamado definitivamente como dogma de fe en esos tres Concilios, el Concilio de Trento (1536) lo ratifica, pues los llamados reformadores comienzan a negar el dogma, desde Martín Lutero, hasta los siguientes. Así que el Concilio de Trento vuelve a confirmar el dogma del Purgatorio para que no quede la menor duda.


Pero, ¿Qué hay de San Gregorio Magno? ¿Es cierto que él inventó el purgatorio como alardean algunas denominaciones que dicen ser cristianas y algunos círculos del ateísmo?


No, San Gregorio lo que hizo, fue mostrar que la Biblia habla de un lugar dónde se perdonan los pecados que no fueron perdonados en esta vida:


 "A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este mundo ni en el otro". (Mateo 12,32). Nos da a entender con esas palabras que hay pecados que se perdonan en esta vida, y otros en la otra; porque lo que se niega sobre un punto se concede sobre los demás. Sin embargo, este perdón de los pecados en el otro mundo debe entenderse de los pecados veniales, como las palabras ociosas, las risas inmoderadas o la falta de cuidado en los deberes ordinarios, que apenas pueden practicarse sin culpa, o los que no saben como encaminarse o el extravío en culpas graves por ignorancia. Hay también algunas cosas que agravan nuestra suerte futura si en esta vida no hemos obtenido el perdón de ellas, etc. Pero es necesario tener presente que no será castigado en el purgatorio sino aquel que por su conducta hubiere merecido en esta vida esta indulgencia.” (Dialogorum libri, 4,34).


Así que San Gregorio no inventa nada, sino que muestra con la Escritura esta realidad. Por consiguiente, entonces la base de la Iglesia para este tema no es San Gregorio Magno, sino la misma Biblia.


Pero, si con eso no basta, ahora pasaremos a mostrar que antes de los Concilios ya mencionados, pero sobre todo, antes de San Gregorio Magno, los primeros cristianos ya creían en el purgatorio. Osea, era una doctrina creída ya en la Iglesia desde su comienzo.


Primero que nada, la Iglesia cuenta con las "Actas de los Mártires" y las "inscripciones funerarias" de los siglos (I - IV), dónde se puede comprobar la práctica de los sufragios. Los primeros cristianos ofrecían buenas obras y oraciones por las almas de los que habían partido, y eso ya era una práctica muy común en la primitiva Iglesia.


Muchos de los primeros padres de la Iglesia como Tertuliano, Orígenes, Cipriano, Efrén, Ambrosio, Agustín, Crisóstomo, Cesáreo de Arles etc; tenían una creencia generalizada sobre el purgatorio y eso también lo demostraba la Liturgia. Se hacía necesario la existencia de un estado en el que las almas de las personas fallecidas serían purificadas de todo pecado antes de poder entrar en la gloria celestial (ver Enciclopedia Católica volumen 11 páginas 1035-6).


Santa Perpetua (180-203)


Cristiana mártir en la atroz persecución por parte del Imperio Romano, fue martirizada en el año 203 junto a otros mártires cristianos como: Felicitas, Revocato, Saturnino, Secundo y Saturó.


Santa Perpetua, estando encerrada antes de su martirio, tiene una primera visión, en dónde visualiza a su hermano de sangre Dicronate (el cual ya llevaba 7 años de muerto) en un lugar sombrío y donde estaban también otras personas, ella veía a su hermano que estaba reseco y muy sediento, con una apariencia sucia y pálida. Después de esa visión, Santa Perpetua se pone en oración constante por el alma de su hermano y confiando en que su oración será escuchada por el Señor:


"Pero yo confié que mi oración había ayudado a su sufrimiento, y oré por él cada día hasta que nosotros pasamos al campo de prisioneros…hice mi oración por mi hermano día y noche, gimiendo y lamentando para que me fuera concedido."


Tiempo después tiene una segunda visión en dónde por fin ve a su hermano Dicronate que ya no estaba en el lugar sombrío, sino que ahora está con mucha luz y él, con un cuerpo limpio y bien vestido y su herida, cicatrizada. Santa Perpetua exclama:


"Entonces entendí que había sido trasladado del lugar del castigo".


[Ver la pasión de Perpetua y Felicitas, 2:3-4]


Hechos de Pablo y Tecla (160)


Es un escrito del año 160, en dónde se narra la historia de una mujer que se convirtió a Cristo la escuchar el mensaje que traía el apóstol San Pablo. Y así pasa después a dedicarse de lleno a ayudar al apóstol en su evangelización. Ahí leemos que se hace una oración para interceder por una cristiana que había fallecido y que por medio de eso, sea transferida al lugar de los justos:


"Y después de la exhibición, Tryfaena nuevamente la recibe. Su hija Falconilla había muerto, y dijo a ella en sueños: Madre, tú deberías tener esta extranjera Tecla en mi lugar, para que ore por mí, y yo pueda ser transferido a el lugar de los justos". [Hechos de Pablo y Tecla]


Clemente de Alejandría (150-215)


Clemente menciona la purificación por fuego que sufre un alma después de la muerte cuando ha logrado la santidad totalmente.


"El creyente a través de gran disciplina se despoja de sus pasiones y pasa a la mansión mejor que la anterior, pasa por el mayor de los tormentos tomando sobre sí el arrepentimiento de las faltas que pudiera haber cometido después de su bautismo. Es torturado entonces todavía más al ver que no ha logrado lo que otros ya han adquirido. Los mayores tormentos son asignados al creyente porque la Justicia de Dios es buena y su bondad es justa y, estos castigos completan el curso de la expiación y purificación de cada uno" [Clemente de Alejandría, Stromata. IV,14 Stromata / Miscellanies, Book VI, Chapter 14; ANF, Vol. II, 504]


"Pero nosotros decimos que el fuego santifica no la carne, sino las almas pecadoras; refiriéndose no al fuego vulgar sino al de la sabiduría, que penetra el alma que pasa por el fuego" 

[Clemente de Alejandría, Stromaga VIII, 6]


ABERCIO (siglo II)


A continuación, veremos cómo un cristiano del siglo II de nombre Abercio, pide que oren por él después de su partida. El mismo escribe su epitafio y da indicaciones de que es lo que quiere que se haga. Así que con esto se comprueba como los primeros cristianos, se preocupaban porque se orara por su alma, tenían bien definido, que las oraciones ayudaban a sus seres amados a llegar a la gloria celestial.


“El ciudadano de una prominente ciudad, la que erigí mientras vivía, para que pudiera tener un lugar de descanso para mi cuerpo. Abercio es mi nombre, un discípulo del pastor casto que alimenta sus ovejas en las montañas y los campos, cuyos grandes ojos los vigilan todo, que me enseñó los fieles escritos de la vida. Estando listo, yo, Abercio, ordené que esto fuera escrito, en mi septuagésimo segundo año. Que cada uno que esté de acuerdo con esto y quien lo entienda ore por Abercio.” [Epitafio de Albercio Traducido de Inscripción de Abercio (A.D. 190),in PAT,I:172]


Tertuliano (160- 220)


Enseguida leeremos que Tertuliano describe como una cristiana ora por el alma de su esposo y que cada año en su aniversario ofrecía un sacrificio (Eucarístico) por su fiel difunto ¿Tendría caso orar por el alma del ser amado u ofrecerle una Misa si esté, ya está en el infierno o en la gloria celestial? No, de ninguna manera, entonces se comprueba que los primeros cristianos creían en un purgatorio.


“Una mujer, después de la muerte de su marido... ora por su alma y pide que a la espera, encuentre el descanso, y que pueda participar en la primera resurrección. Y cada año, en el aniversario de su muerte, ella ofrece el sacrificio en el aniversario de su dormición”. [Tertuliano. La monogamia 10].


Cipriano de Cartago (200-258)


“Una cosa es pedir perdón, otra cosa alcanzar la gloria. Una cosa es estar prisionero sin poder salir hasta que haya sido pagado el último centavo y otra recibir al mismo tiempo el salario de la fe y el valor. Una cosa es ser torturado con el largo sufrimiento por los pecados, para ser limpiado y completamente purgado por el fuego, otra es haber sido purgado de todos los pecados por el sufrimiento. Una cosa es estar en suspenso hasta la sentencia de Dios en el Día del Juicio, otra ser coronado por el Señor.” [Para Antonianus. Epístola 51,20].


San Cipriano es demasiado claro al hablar sobre el tema del purgatorio y alude a Mateo 5,25-26


San Gregorio de Nisa (330-394)


"Cuando el renuncia a su cuerpo y la diferencia entre la virtud y el vicio es conocida, no puede acercarse a Dios hasta no haber purgado con fuego que limpia las manchas con las cuales su alma está infectada. Ese mismo fuego en otros cancelará la corrupción de materia y la propensión al mal" [Gregorio de Nisa, Sermón sobre la muerte II,58]


Son mucho más las citas de los primeros cristianos respecto al tema, pues también Orígenes, Lactancio, San Efrén de Siria, San Basilio el grande, San Cirilo de Jerusalén, San Epifanio de Salamina, San Juan Crisóstomo, San Ambrosio de Milán, San Agustín de Hipona, entre otros los que hablan sobre el purgatorio y en dónde vemos que los primeros cristianos se referían a él como fuego purificador, fuego temporal, etc.


Pero con las citas ya expuestas, basta para darnos cuenta que es claro que el purgatorio era ya una enseñanza temprana de los cristianos. Así que nada que ver con qué San Gregorio Magno o el Concilio de Florencia lo hayan inventado.

¡Era ya, una enseñanza netamente cristiana! Desarrollada con la misma Sagrada Escritura.


BENEDICITE DEUM 🙏🏻

__________________________________________


De nuestra página de facebook Solum Verbum Dei. Los invitamos a darle LIKE a este proyecto.

https://www.facebook.com/solumverbumdei/

Comentarios